Si quieres encontrar trabajo, esto es lo que NO debes hacer

encontrar trabajo

Mucho hemos hablado sobre consejos para encontrar trabajo, desde aspectos a tener en cuenta como la elaboración perfecta del currículum o incluso lo que tienes que hacer o decir en una entrevista de trabajo. Sin embargo, ¿Y la parte que nadie nos cuenta?, ¿Sabemos realmente lo que NO hay que hacer puestos a encontrar un empleo?

Hoy veremos lo que nadie destaca, aquello que se da por entendido o directamente es ignorado. Hablamos de actitudes, formas, palabras y acciones que no debes llevar a cabo bajo ningún concepto si pretendes volver a tener una nómina a fin de mes.

Puestos a encontrar trabajo, ¿Qué tal si empezamos por la imagen?

Si tu objetivo es conseguir un contrato, debes saber que la primera impresión es siempre un factor determinante en la elección final de la empresa. Por lo tanto, cuida tu imagen, si tienes que recurrir a vestirte formal, hazlo. Ya habrá tiempo más adelante para contarle a todo el mundo tu afición por las camisetas de tirantes y el bañador.

Aunque algunos todavía no lo entiendan, la empresa y el entrevistador son los que deciden si contratarte o no, independientemente de tus gustos estéticos. Quizá sería interesante adaptarse a la estética corporativa de la empresa para ofrecer una buena impresión.

Lo hemos repetido en más de una ocasión, cada uno/a es libre de vestirse y expresarse como considere oportuno. Pero cuando se trata de buscar un trabajo, es importante adaptarse al entorno y tratar siempre de gustar, aunque a nosotros no nos apasione la idea. Estamos en el ámbito profesional, no personal.

Irresponsabilidad, un elemento clave para perder el puesto

Cuando apelamos a la responsabilidad lo hacemos desde todos los planos, tanto en la puntualidad a tu entrevista de trabajo como en la veracidad de lo que has plasmado en el currículum, de ahí la importancia de no mentir creándolo.

Ser responsable es una cualidad que permite diferenciarte del resto con apenas unos simples gestos. Llegar pronto a tu cita, saber perfectamente qué empresa es la que estás visitando y cuáles son tus puntos fuertes para convertirlos en una ventaja.

El entrevistador valora positivamente a las personas con capacidad de reacción e iniciativa, aunque después, y según las características del puesto de trabajo, se convierta en disciplina y eficiencia. Una persona que asiente a todo lo que le dicen, sin aportar impresiones ni demostrar interés, es un candidato que no interesa.

Las mentiras tienen las patas muy cortas, no merece la pena

Aunque sepas hacer las funciones y poseas experiencia en un área determinada, si no tienes la titulación no tientes a la suerte. Es mejor demostrar tu valía con la práctica o mediante referencias, antes de mentir en tu currículum.

Imagina que la empresa realiza un estudio sobre tu caso. Puede que soliciten una titulación que no posees, derrumbando todas tus aspiraciones en un puesto que quizá podrías haber conseguido también de forma correcta.

Lo mismo sucede con las promesas de futuro. Al igual que la empresa puede prometer lo que quiera, solo sirve aquello que queda reflejado sobre el papel, por lo que no intentes añadir funciones ni compromisos que después no seas capaz de cumplir.

Aunque este punto es igualmente aplicable a las empresas, en ese caso debes comprender que no todo vale para conseguir un trabajo. Tarde o temprano, las verdades se descubren y haznos caso cuando te aseguramos que las consecuencias son peores. Perderás el empleo, obtendrás una reputación negativa y la situación te hará incluso buscar oportunidades en otros sectores.

Trabajar en algo que no te gusta priorizando el factor económico

En este punto, hay que remarcar que si todos trabajásemos en aquello que nos apasiona, algunas profesiones y tareas desaparecerían. Sin embargo, la responsabilidad y necesidad de llevar un sueldo a casa nos hacen tomar estas decisiones. ¡Hasta aquí todo correcto!

Ahora bien, postular para un puesto de trabajo del que no tenemos ni idea y sabemos que vamos a terminar aborreciendo en cuestión de semanas, es perder el tiempo. Si solo te mueve el factor económico, es mejor que trates de buscar otras opciones.

Como si tienes que buscar trabajo en Irlanda u otro país. Es mejor encontrar algo que mínimamente nos resulte más cómodo que optar por cegarnos únicamente por el salario. A medio plazo lo terminarías pagando más caro y tu desmotivación crecerá.

Como puedes ver, se trata de consejos básicos pero demoledoramente efectivos si se llevan a la práctica. Al fin y al cabo, todo lo que acabas de leer son obviedades que, aunque no lo creas, muchos ignoran o infravaloran.

Y no lo dudes, contar siempre con un coach laboral para tratar estos temas y mejorar tanto el currículum como tu motivación de cara a encontrar trabajo, siempre es un plus a tu favor. ¿Qué tal si nos presentamos?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *