¿Qué harías por conseguir un puesto de trabajo?

conseguir un puesto de trabajo

A la hora de buscar un empleo nuevo, tendemos a relajarnos en cuanto a las negociaciones que mantenemos en la entrevista de trabajo. Quizá sea la presión por conseguir un puesto de trabajo o las obligaciones económicas en casa.

Sin embargo, hay ciertas líneas que no debes traspasar bajo ningún concepto, porque si lo haces, habrás ofrecido una imagen de vulnerabilidad que la empresa podrá utilizar en tu contra aunque tú solo te centres en celebrar haber conseguido un trabajo nuevo.

Parece que seamos los aguafiestas del momento más feliz de tus últimos meses, ¡Oye, has conseguido pasar la entrevista! Pero, ¿A qué precio?

Hoy analizaremos algunos de los casos más comunes cuando nos hablan de las condiciones del puesto, así como las reacciones más habituales de cara a aceptarlas o no, incluso a pedirlas.

¿Qué sucede cuando las exigencias del puesto se anteponen a tus intereses?

Es cierto que en determinadas situaciones, personales y profesionales, tenemos que darnos con un canto en los dientes y aceptar la realidad, así como las condiciones de un puesto de trabajo nuevo, por mucho que nos disgusten.

No obstante, como seres humanos tenemos una serie de obligaciones éticas que, de no respetarlas estaríamos provocando lo que en el futuro supondrá un agotamiento y desgaste que bien podría terminar lo que hoy estas celebrando con tanta efusividad.

Las exigencias que se ofrecen para conseguir un puesto de trabajo a veces superan los límites de la moralidad.

Para que te pongas en situación, estos son algunos de los ejemplos más comunes y repetidos:

  • Horario flexible. Sabes cuando entras pero no cuándo sales.
  • Salario en función del rendimiento. Saben que lo vas a dar todo, pero estarás sometido a los resultados que en muchas ocasiones no dependerán de ti. Por lo que tú mismo/a ya sabes que ganarás poco.
  • Meses de prueba. Vas a trabajar más que nunca, pero el periodo de evaluación y prueba que figura en el contrato parece que también da derecho a la explotación. Es vital definir aquí qué funciones y limitaciones te ofrecen.
  • Conformidad. No te vas a quejar, imagina cómo quedarías si nada más llegar a tu nuevo puesto de trabajo criticaras las exigencias que ahora parecen ser impuestas desde arriba.

Seguro que más de una de estas condiciones te suenan, es normal. No te alarmes, a todos nos pasa. Simplemente, debes saber cómo esquivarlas en la medida de tus posibilidades.

El sector privado es un mundo competitivo donde solo sobreviven los más audaces

Habrás comprobado cómo el sector privado es capaz de devorar a cualquiera que intente mantener simplemente las condiciones que inicialmente se le ofrecieron.

Seguro que donde trabajas, o trabajabas, había algún compañero que es conocido por marcharse a casa justo a la hora que le corresponde, dejando a medias cualquier trámite o proceso que estuviera haciendo.

¿Es injusto o está haciendo lo correcto? Bien es cierto que un médico no puede abandonar un quirófano, pero y si hablásemos de un puesto administrativo, ¿Sería correcto salir a la hora estipulada en el contrato?

Quizá es mejor que te replantees la pregunta de forma diferente; ¿Cobrarás más por hacer más horas o simplemente se acostumbrarán? Sí, lo sabemos. Has conseguido un trabajo nuevo y no es momento para pensar en esto ahora.

Pero lo cierto es que sí, es el momento perfecto. Al igual que dedicaste horas en crear el mejor currículum y te esforzaste por hacer la mejor entrevista posible, debes defender tus derechos y hacer que la empresa cumpla con lo pactado.

Repetimos; ¿Qué harías por conseguir un puesto de trabajo?

Ahora ya sabes lo que te vas a encontrar, ya conoces las ventajas y desventajas que proporciona regalar tu tiempo o convertirte en el centro de las críticas si haces cumplir tu contrato.

¿Qué vas a hacer? Si en la entrevista de trabajo, que tanto te ha costado superar, te afirmasen que el horario es flexible y no tiene límite, ¿Aceptarías?

¿Y si las condiciones económicas también fluctuasen en función de un porcentaje ridículo por estar en periodo de prueba?, ¿Cambiarías de trabajo solo por salir de tu actual entorno tóxico?

Con esta pequeña reflexión queremos que te detengas un segundo y pienses. Que descubras que hay muchas formas de llevar una negociación y hacer cumplir las condiciones que se ofrecen, así como evitar el miedo que nos impide decir NO cuando procede.

Teniendo claro este aspecto, ya no hay nada que te detenga. Si necesitas asesoramiento o deseas conocer las ventajas de un coaching laboral, aquí nos tienes para lo que necesites.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *