Despide a tu jefe; Dejar el trabajo en tiempos de pandemia

dejar el trabajo

Tener empleo ahora es una especie de fortuna similar a la de haber ganado la lotería, dejar el trabajo no es el mejor momento y deberías quedarte como estás al menos hasta que la situación se normalice. Seguro que has escuchado estas razones en multitud de conversaciones con tus círculos más próximos.

Como no nos gusta seguir las corrientes habituales y, pase lo que pase, siempre tendrás nuestra mano tendida hacia la consecución de tus metas personales, tenemos que decirte que todos esos argumentos no sirven de nada si realmente quieres cambiar de trabajo e impulsar tu carrera profesional hacia cotas superiores.

Puedes dejar el trabajo siempre que quieras

Al igual que la empresa prescinde de tus servicios cuando tu puesto y funciones son prescindibles, cuando los presupuestos no cuadran o simplemente porque no están contentos con tu rendimiento porque al de recursos humanos no le contestaste bien en tu último encuentro con él/ella, tú tienes los mismos derechos para tomar decisiones similares.

Si no estás a gusto, vete. Si no te sientes realizado/a y las posibilidades de prosperar son inexistentes, vete. No lo pienses, hazlo. Evalúa tu situación, analiza los pros y contras de esta decisión y, lo más importante, busca alternativas que sí satisfagan a tu ambición.

En su día hablamos de trabajar en Irlanda, un país donde, no es que te hablen mejor y vayan a abrazarte nada más aterrizar, pero sí te pagarán más y, si topas con una empresa potente y dedicada a sus empleados de verdad, tendrás todo lo necesario para crecer en todos los aspectos, personales y profesionales.

¿Cuándo es el mejor momento para dejar el trabajo?

Eso solo lo sabrás tú. Todos tenemos experiencias propias o muy cercanas en las que hemos visto como una persona válida ha sido sometida al abuso laboral que exigen ciertas firmas, sin importar su tamaño o nivel de facturación.

Se nos exige cada vez más porque saben que lo vamos a hacer, porque saben que la necesidad de pagar nuestros compromisos y deudas en casa superan las ganas por dejarlos con la palabra en la boca y recoger nuestras cosas. Sin embargo, es una falsa sensación de conformismo que nunca debemos desarrollar.

dejar el trabajo y despedir a tu jefe

El mejor momento para dejar el trabajo es ahora, quizá mañana o incluso puede que ya estés tardando. Si me permites una puntualización personal, quién te escribe estas líneas ha estado 7 años trabajando en un proyecto que nunca ha cumplido con lo prometido, con palabras y promesas vacías que, por más que uno se esforzara y dedicara el 90% de su vida al trabajo, nunca ha sido valorado y ni mucho menos recompensado.

Por lo tanto, la excusa de conformarse con lo que tenemos, al menos para muchos de los que están leyendo estás líneas, no es válida o no debería serlo. Tenemos aspiraciones, metas, debemos hacernos caprichosos y egoístas profesionalmente hablando, es decir, no conformarnos con condiciones precarias ni límites cuando sabemos que podemos hacer más y mejor.

La empresa te despedirá cuando sea necesario y no le temblará el pulso

Puede que lleves meses dándole vueltas, puede que no estés a gusto pero te conformes con la idea de poder llegar a fin de mes con un sueldo fijo que, aunque reducido y ridículo, permite pagar las facturas que se amontan los primeros de cada mes. Sin embargo, ¿Qué pasará si mañana tu empresa no recibe más ayudas del Estado o reduce su actividad? La pandemia, la guerra en los Balcanes o cualquier razón serán argumento válido para mandarte a casa con tal de salvar sus muebles.

Y no es una mala práctica, pero tú debes tener la misma mentalidad. Darlo todo en tu puesto de trabajo, tratar de crecer, mejorar e incluso asumir responsabilidades. Pero siempre viendo como ese esfuerzo es recompensado de una forma u otra. No necesariamente a través del factor económico, si este trabajo es tu pasión, al menos consigue que sea agradecido por su parte.

¿Y qué alternativas tenemos para cambiar de trabajo sin morir en el intento?

Cuando nos hipotecamos en una casa, el 80% de los que estamos leyendo este texto no sabemos si permaneceremos en la empresa más allá de 2-3 años, por lo tanto, ¿Por qué nos preocupamos tan poco por este aspecto mientras tenemos miedo atroz a asomarnos a las alternativas laborales? Si dejas de pagar tus obligaciones, tendrás un problema aunque nadie vendrá y te cortará las piernas, por eso debes ser cauto/a, pero no inmóvil ni conformista.

Busca trabajo en España, ojea las ofertas de trabajo en Irlanda, conoce su idioma, descubre por qué el español allí es un plus muy valorado. Haz todo lo que esté de tu mano para revertir la situación. Ambos sabemos lo frustrante que es dirigirte a tu actual puesto de trabajo. Día tras día, sabiendo que no quieres ir y que tienes que afrontarlo por razones puramente económicas.

Frases de película como: “Si sabes lo que vales, ve y busca lo que mereces”. Son siempre bienvenidas y efectivas en los planteamientos que ahora mismo estás haciendo en tu cabeza. Para qué quedarnos en un sitio donde no queremos estar y no se nos valora tanto como esperamos.

Despide a tu jefe, a veces se confían de que tú no lo vas a hacer

Queríamos hacer este texto, saliendo un poco de las habituales reglas para encontrar trabajo porque sabemos que el factor psicológico es uno de los aspectos más importantes. La actitud que tengas frente a una situación determinará tu resultado.

Si eres optimista y proactivo, que no te quepa duda de que tus probabilidades por conseguir el éxito serán mucho mayores que aquellas personas que, aun agobiadas y con una real necesidad económica, siguen esperando una llamada mientras ven sus series favoritas en el sofá de casa.

Despide a tu jefe, déjalo tirado y que sepa lo que ha perdido. Hay ocasiones en las que no sabemos lo que tenemos hasta que lo perdemos. (Importante: No lo hagas con tu pareja, porque dormirás en el sofá). Empieza a crear el mejor currículum que puedas haber hecho antes. Personaliza aspectos, crea tu carta de presentación y coge todos los consejos que hemos ido publicando en el blog.

Y ahora, ¿Dónde quieres trabajar? La pandemia es solo una situación, no una limitación. Aprende de los momentos delicados para sacarles el máximo partido. No te imaginas la cantidad de personas que han dado el paso y ahora, a pesar de tener un virus danzando por nuestras calles, están consiguiendo todo aquello que se han propuesto. Dejar el trabajo es posible.

¿Necesitas ayuda en la búsqueda de empleo? Somo expertos! Contrata nuestra asesoría laboral Por tan solo 34.95€ trabajamos conjuntamente en tus objetivos laborales durante 4 semanas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *