Burnout, el síndrome de desgaste profesional que debes controlar

síndrome de desgaste

¿Habías escuchado alguna vez la palabra Burnout?, ¿Y síndrome de desgaste profesional? Si todavía son nuevas para ti, presta mucha atención porque es uno de los motivos por los que muchos terminan tomando la decisión de buscar otro trabajo o directamente abandonar el que tienen.

Hablamos un problema que, aunque no llega a ser considerado como una enfermedad, sí da pie a que aparezcan multitud de problemas de salud y mentales si no se toman medidas.

Para ayudarte a conocerlo, evitarlo e incluso superarlo, hoy te ofreceremos todo lo que tienes que saber acerca del Burnout, un problema creciente y cada vez más frecuente entre muchos trabajadores.

Descubramos qué es el Burnout y por qué aparece

En el trabajo, la carga de tareas y el constante estrés al que estamos sometidos puede ser el detonante ideal para llegar a padecer el Burnout.

Aquellas personas que llevan meses bajo un nivel de exigencia ilimitado, pasando horas y horas sin pausa y haciendo que su vida gire en torno al trabajo, son propensas a padecerlo. Si queremos evitarlo, ya sabes que la primera recomendación pasa por comenzar a tomarnos las cosas de una forma diferente.

Este síndrome de desgaste profesional se da principalmente en trabajos que requieren una actividad física constante, aunque no se libran de él los demás entornos.

Las situaciones de agotamiento laboral son las principales compañeras de este problema de desgaste. El alto nivel de exigencia en el puesto de trabajo provoca que comencemos a vernos superados por la situación, lo que lleva a la desmotivación y falta de interés.

¿Cuáles son los síntomas del síndrome de desgaste profesional?

Identificar los síntomas no es una tarea sencilla, aunque afecta tanto a la parte emocional como la física. Si nos centramos en la parte física, sentiremos un constante dolor de cabeza, espalda e incluso problemas de insomnio.

Mientras que, si nos enfocamos en la parte emocional, veremos cómo los niveles de estrés, cansancio e incluso desmotivación incrementan drásticamente. La persona sufre desinterés y termina distanciándose de las relaciones sociales.

El burnout es un problema que termina derivando en todas estas enfermedades y dolencias, mucho más graves. Por eso es fundamental reconocerlo y aprender a gestionarlo de la mejor forma posible, aunque a veces resulte complejo o las circunstancias no acompañen.

En el trabajo, quiénes sufren del síndrome de desgaste terminan haciéndose personas más improductivas y mucho más infelices en sus puestos actuales. Lo que termina en una reducción de la productividad.

¿Y cómo podemos superar este síndrome de desgaste profesional?

Asumiendo la realidad y enfocándonos en evaluar la situación, ya que cada uno de nosotros tendremos unos condicionantes que hay que analizar antes de tomar una decisión. El Burnout es un problema frecuente pero que, con los consejos adecuados, se puede superar.

Una de las principales causas es el estrés y el ritmo de trabajo, por lo que tendrás que contemplar la idea de reducir la carga laboral. Si tú solo/a no puedes con todo el trabajo, pide ayuda y delega tareas en tus compañeros.

Aunque es fácil decirlo, llevarlo a la práctica no lo es tanto. Sabemos que las exigencias de nuestros superiores a veces son las que determinan nuestra marcha del actual puesto de trabajo. Pero debes tratar de hacerles ver que la situación actual no es la adecuada para tu rendimiento.

La primera opción pasa por reorganizarte en el trabajo

Puede que trabajes mucho y la situación sea insostenible, pero en muchas ocasiones es la mente la que se ha auto programado para trabajar desde la desmotivación, haciendo que el trabajo se multiplique.

Quizá sea un buen momento para dedicarte unos minutos a valorar tus funciones y planificarte mejor. Buscar soluciones que aumenten tu rendimiento invirtiendo menos tiempo del que empleas ahora.

Esto provocará una reducción del estrés, aumentando notablemente tu estado de ánimo y, como era de esperar, tu rendimiento. Con esto no queremos decir que la causa del Burnout seas tú, pero sí hacemos hincapié en que la solución depende de ti.

Y si la situación es irreversible, no pierdas el tiempo ni la salud

El trabajo es el trabajo, pero la salud es lo más importante. Y solo nos damos cuenta de ello cuando la perdemos. El Burnout es un aviso de que algo está fallando, por lo que no está de más contemplar otras opciones.

Sí, hablamos de buscar trabajo, de ponerte manos a la obra y tratar de buscar alternativas que cumplan con tus expectativas y puedas mejorar tanto tu rendimiento profesional como tu calidad de vida.

Coge papel, prepara los apuntes y revisa el estado de tu currículum. Hazte un regalo a ti mismo y plantéate la opción de cambiar de entorno laboral si la situación es insostenible. Tu salud lo agradecerá.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *