Qué es el estrés laboral y cómo puede acabar contigo

estrés laboral

Ya sabes que en CvTop nos apasiona el mundo laboral, te acompañamos en cualquiera de las fases en las que te encuentres, desde la búsqueda de empleo hasta la preparación de tu currículum. Sin embargo, si hay algo que nos preocupa es el impacto psicológico que provocan elementos como el estrés laboral.

Aunque no te lo creas, el estrés laboral es una de las principales causas por las que muchas personas terminan abandonando sus puestos de trabajo o lo que es peor, en casa imposibilitados para volver al trabajo por problemas de salud.

Y es que no es para menos, sufrir estrés en el trabajo puede llegar a convertirse en el verdugo de tu carrera profesional, impidiendo que puedas crecer y conduciéndote a estados como la depresión, desmotivación o la aparición de alguna enfermedad.

El estrés laboral, un diablo con piel de cordero

Puede que formes parte del grupo de escépticos cuya respuesta automática sea la de. “¿Estrés laboral?, como se nota que no has trabajado de verdad en tu vida.” Y puede parecer cierto; sufrir de estrés laboral sentados en una mesa, con aire acondicionado y tres comidas al día, puede que no sea el mejor escaparate para quejarnos.

Sin embargo, el concepto de trabajar ha evolucionado, hace menos de un siglo la mayor parte de la población trabajaba en un sector y no se movía de él durante el resto de su vida. Había otras preocupaciones y las tareas eran mucho más sencillas.

Ahora estamos conectados a Internet, la mayoría de trabajos requieren de conexiones simultáneas para poder realizar las tareas. Tenemos mayor cantidad de clientes y nos ven desde cualquier parte del mundo con solo entrar en Google.

Queremos un coche, una casa y todas las comodidades de la sociedad moderna y avanzada. Pero no caemos en la cuenta de que todo eso conlleva una serie de responsabilidades y dinero que quizá haga comprometer nuestra situación.

Y es aquí donde queremos llegar, a las situaciones complicadas en las que se suma un exceso de trabajo y los compromisos personales que nos impiden abandonar el empleo en caso de no convenirnos. Y es precisamente en este momento donde nuestro cordero endiablado se quita la máscara para hacer acto de presencia.

Descubramos lo que es capaz de hacer si se lo permitimos

¿Recuerdas la entrada que dedicamos al Burnout? El estrés laboral es precisamente la puerta de entrada a padecerlo. Podría decirse que hablamos de conceptos hermanados y dispuestos a conseguir su objetivo: acabar con nuestra motivación y hacernos perder el control.

El estrés laboral puede aparecer bajo diferentes síntomas, aunque todos ellos son provocados por el mismo factor: una dedicación, condiciones y exigencias desproporcionadas en el trabajo. Si no estamos a gusto con el puesto que tenemos y no damos abasto, corremos el riesgo de comenzar a sufrir de estrés laboral.

Nos volveremos más irritables, bajará nuestra autoestima y, si nuestro superior no sabe apreciarnos ni ayudarnos a superarlo, caeremos en una espiral de desesperación, angustia, aumento del ritmo cardiaco y reducción de nuestra producción.

Y eso solo es la punta del iceberg, muchos aguantamos porque creemos que no hay opciones alternativas. Seguimos asumiendo una carga laboral que tarde o temprano se va a manifestar en forma de una enfermedad.

¿Y qué podemos hacer para evitarlo?

Eliminar aquello que no nos gusta. Y si tenemos que cambiar de trabajo, pondremos todos nuestros medios para tratar de conseguirlo. ¿Pensabas que íbamos a recomendarte ir a clases de yoga o contar hasta 10 internamente?

La primera piedra que debes eliminar de tu camino es el elemento que te provoca el estrés, el yoga lo haremos de forma voluntaria porque es saludable, pero no es la clave para eliminar tu estrés si no te quitas de encima el problema que lo genera.

Debes enfrentarte a tu problema de estrés y, en la medida de lo posible, adaptar tu mente a superarlo de la mejor forma. Si tienes que reclamar tus derechos, hazlo. Si no puedes, busca alternativas, como dejar que el propio volumen y exigencias de la empresa, demuestren que una persona humana no puede hacerlo sola.

Si las tareas y responsabilidades te conducen siempre a tener que dedicar horas extra gratuitas, trata de buscar un calendario mejorado y reestructura tus preferencias, quizá así aumente tu productividad dentro de tu horario normal. Y si alguien se tiene que esperar a mañana, que lo haga.

La mejor forma de combatir el estrés laboral es enfrentándose a él, tomando alternativas y siempre actuando en nuestro beneficio. Quizá la empresa se haya acostumbrado a nuestros superpoderes, pero ya va siendo hora de demostrarles que, hasta Superman tenía sus límites.

Si no pones límites, el estrés terminará contigo. Y sí, ¿No es curioso que el dolor de espalda o bloqueo del cuello aparezcan siempre los días que descansas o en vacaciones? Es tu cuerpo tratando de avisarte cuando consigues relajarte un poco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *