Descubriendo qué es el síndrome del trabajador burbuja

síndrome del trabajador burbuja

Después de haber repasado y citado algunos de los desgastes y problemas que genera sufrir el conocido burnout en el trabajo y, tras haber descubierto algunas de los principales signos de advertencia que muestra un jefe tóxico, vamos con el síndrome del trabajador burbuja, un problema mucho más común de lo que imaginas.

Hoy trataremos la relación del empleado con la empresa, veremos qué significa padecer este síndrome y qué puedes hacer para evitar sufrirlo. Seguramente, muchas de las situaciones que más adelante verás te resultarán familiares, y no es para menos, ya que se trata de una situación que la mayoría conocemos.

¿Qué es el síndrome del trabajador burbuja?

Una de las principales características de quienes sufren este síndrome es la dependencia que genera al trabajador, el cual no puede desconectar totalmente de sus tareas, obligaciones y ambiente laboral.

De una forma u otra, permanecemos constantemente revisando el teléfono en busca de novedades en la oficina, comprobamos y respondemos los correos para no dejar nada desatendido y procuramos atender las llamadas ante cualquier problema que pueda surgir.

El problema no es poder realizar todas estas tareas, sino cuándo. Si se trata de un día corriente y nos encontramos en nuestro horario laboral, perfecto. Pero, ¿Y si estas acciones se llevan a cabo durante los días de descanso o en vacaciones?

El síndrome del trabajador burbuja es precisamente un retrato de aquella persona que no termina nunca de salir de su puesto para dedicarse a su vida personal. Combina ambos planos en uno solo, a fin de conseguir mantener su rendimiento en la empresa y tratar siempre de que esto no afecte a su plano personal.

Aprende a separar tu vida profesional de la personal

La plataforma Fiverr ha determinado que un 40% de los españoles encuestados no es capaz de separar ambos planos en su vida. Es decir, casi la mitad de los trabajadores presentados mantiene un ritmo de vida donde trabajo y vida personal son aspectos que deben combinar en el mismo espacio de tiempo.

Los ejemplos los tenemos a nuestro alrededor, incluso es probable que te sientas identificado/a con los datos que estás leyendo. Y no es para menos, nos hemos acostumbrado a aprovechar las nuevas tecnologías y formas de trabajo, como el ahora famoso teletrabajo, para hervir una sopa mientras preparamos una reunión por Teams.

Aprovechamos un descanso en casa para responder a los correos pendientes, mientras que nos levantamos por las mañanas volviendo a revisarlos por si existen novedades. Sin embargo, cada vez son más las excusas para levantarnos y salir a practicar deporte o dar un paseo sin necesidad de pensar en la jornada laboral.

Algunos aseguran que es la sociedad, que evoluciona y ahora somos más modernos, capaces de realizar varias cosas a la vez mientras no perdemos el ritmo. Nosotros creemos que lo que estamos fomentando es la posibilidad de hacer varias cosas sin dedicarles el tiempo que quizá requieran.

Un síndrome que afecta a tu productividad

Por mucho que nos guste vernos hiperactivos y siempre conectados con ambos planos de nuestra vida, se ha determinado que esta nueva forma de trabajar sin desconectar esta incidiendo negativamente en la productividad de las personas.

Si ponemos como ejemplo la nueva forma de trabajo a distancia que hemos tenido que adoptar en muchas empresas, veremos cómo una gran parte de los trabajadores ha ido variando su opinión respecto a esta forma de trabajo.

Ya no gusta tanto hacerlo desde casa, ahora se echa de menos el contacto y la interacción con el resto del compañeros. Se busca la vuelta a la normalidad y no son pocos los que ya sufren un incremento del estrés laboral a causa de no desconectar nunca de su oficina y aumentar sus jornadas a causa de elementos como la distracción.

Pero no nos limitemos únicamente a este tipo de sectores donde el teletrabajo ha sufrido incremento notable, ya que el síndrome del trabajador burbuja es un problema que lleva afectándonos a todos desde hace años. Ya sabes que el trabajo nunca debe suponer un problema en tu vida personal, si fuera el caso, debes ponerte manos a la obra y tratar de buscar nuevas ofertas de trabajo donde tu calidad de vida recupere la normalidad.

¿Cómo podemos evitar este síndrome?

Si consideras que actualmente no logras desconectar de tu actual empleo, es hora de revisar las condiciones en las que te encuentras y qué obligaciones son las que tienes como para llevarte las preocupaciones profesionales a casa.

A pesar de que muchas empresas ya invierten en la creación de programas para la desconexión de sus empleados, para incentivar la vida personal y aprender a separarla, dependerá única y exclusivamente de ti lograrlo o no.

Porque si somos realistas, la mayoría de directivos y superiores no velan tanto por la salud del empleado, sino que aprovecharán cualquier circunstancia para obtener de ti el máximo rendimiento posible. Si tú se lo permites, claro. Por lo tanto, si quieres evitar ser un trabajador burbuja, lo mejor que puedes hacer es tratar de cumplir tus obligaciones de la forma más profesional posible, pero siempre dentro de tu horario establecido.

Del trabajador burbuja al esclavo solo hay un pequeño tramo que, en muchos casos es prácticamente imperceptible. Por lo tanto, revisa estas acciones y comprueba que tu situación laboral es la correcta:

  • Disponibilidad. Completa tu jornada laboral y desconecta completamente. No sigas en casa, si no te da tiempo, reorganiza tus tareas para que te dé.
  • Llamadas. Separa tu teléfono personal del de empresa. Que algunos tengan tu numero personal no les da derecho a que te puedan avasallar a llamadas en tus días libres.
  • Cambia tus hábitos matutinos. Deja de abrir el correo y responder mensajes nada más abrir los ojos. Seguro que hay tareas y personas más importantes que precisan de tu atención.
  • El concepto del descanso. Revísalo porque quizá necesites darle una vuelta. Al igual que tú procuras no molestar a las personas que están de vacaciones, exige que hagan lo mismo contigo.

No todo vale para mantener tu trabajo

El síndrome del trabajador burbuja es uno más de la larga lista. Solo tú eres capaz de revertir cualquier situación y hacer que tu vida profesional sea tan enriquecedora como la personal.

Si no puedes mantener esta separación tan esencial, además de sufrir las consecuencias que provoca esta condición de trabajador burbuja, te puedo asegurar que tu grado de comodidad e interés por seguir trabajando en ese puesto irá descendiendo hasta que llegue un punto en el que todo te dé igual.

Y ya sabemos qué pasa cuando se supera el límite, empiezan los episodios de ansiedad y desmotivación, haciendo que cada día en el trabajo se convierta en un infierno.

El síndrome del trabajador burbuja es un problema cada vez más común, pero por fortuna siempre tendremos las herramientas y recursos necesarios para poder combatirlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *