Lo que debes hacer si quieres ganar un sueldo mejor

ganar un sueldo mejor

En CvTop ya sabes que nos encanta asesorar y acompañar a las personas en la búsqueda de empleo. Nos apasiona el mundo profesional en todo su conjunto, desde sus aspectos más básicos hasta proporcionarte algunas recomendaciones para mejorar tu calidad de vida. Hoy, si quieres ganar un sueldo mejor del que ya tienes, te invitamos a quedarte un ratito más.

Buscar trabajo, mejorar el currículum, hacerlo profesional y ser completamente eficaces de cara a una entrevista de trabajo, son elementos esenciales para lograr tus objetivos laborales. Pero, ¿Y qué pasa si ya tenemos un trabajo y queremos cobrar más?

Aunque el mundo profesional cada vez es más amplio y variado, los sueldos parecen haberse quedado atrás en cuanto a prioridades de las empresas. Quizá parte de la culpa sea por la precariedad laboral reinante o la infinita lista de candidatos dispuestos a hacer lo mismo por menos. ¡Pero no nos desanimemos, se puede lograr!

Piensa por qué la empresa debería pagarte más, pero razónalo bien

No sirve argumentar que dedicas tus esfuerzos en plancharte la ropa por las mañanas, aplazar eventos o lo mucho que cuesta levantarse de la cama y madrugar. A la empresa esos problemas personales les importa lo mismo que nada.

Aunque pueda parecerte extraño, una buena cantidad de personas no sabría cómo empezar su defensa de cara a ganar un sueldo mejor. No hay razones de peso, no hay resultados ni tampoco muestras que permitan dar solidez a esa petición. ¿Entonces?

Si quieres reclamar algo, deberás primero hacer un análisis de las razones por las que vas a dar el paso. Tener motivos reales y con fundamentos te dará el empujón que necesitas para solicitar ese incremento salarial tan merecido.

Y que conste que pedir un aumento de sueldo está concebido como un reto al que la mayoría no se atreve, por miedo a las represalias. Cuando lo cierto es que debería ser una oportunidad para reunirse y mejorar cualquier aspecto de la empresa y nuestro propio rendimiento en ella. Ya hablamos de los riesgos de no estar a gusto en tu trabajo, de sufrir burnout.

Esto es lo que NO debes hacer si quieres ganar un sueldo mejor, mi experiencia

A nivel personal, la situación más surrealista vivida en lo que llevo de año fue hace apenas unos días. Razón que me ha motivado a escribir sobre ello y plantearlo en CvTop como un punto a tener en cuenta.

En este caso, el jefe es el gerente de una empresa que factura ni más ni menos que 23 millones de euros anuales, cantidad que ya no se puede considerar como “calderilla”. Por otra parte, mi protagonista es el director de marketing de la misma empresa.

Llevo meses y meses contemplando como el susodicho no respeta su hora de llegada ni salida, haciendo incluso jornadas de apenas 3-4 horas o directamente ni venir a trabajar por priorizar otros negocios personales. La excusa: reuniones externas.

La mayoría de las veces nadie se percata de esta situación y, como es obvio, cabe destacar que goza de ciertos privilegios por su cargo y responsabilidades. Aunque también ayuda ser amigo del dueño y que goce de la suerte de que a los demás nos importe poco lo que hace o deja de hacer.

Hasta aquí, genial. Todos conocemos gente que reúne estas condiciones y, sorprendentemente, siguen cotizando e incluso exigiendo sus derechos. El problema viene cuando al gerente le da por acudir durante una semana entera a la oficina a una hora en la que nuestro director de marketing debería estar.

Obviamente, lo normal sería amonestar. Aquí simplemente se intercambiaron una serie de reproches. Uno de ellos era el sueldo. ¿Y sabes cuál fue la razón aportada por el director de marketing para tratar aun de conseguir una mayor remuneración?: “Y el tiempo que invierto por las noches en prepararme el tupper de comida, ¿Quién lo paga?”.

Real como la vida. No entraremos nunca a cuestionar el trabajo o la forma de ser de alguien ni las exigencias de un puesto de trabajo, sea de mayor o menor responsabilidad, pero sí es altamente efectivo pararse a pensar si realmente estamos razonando con lógica lo que reclamamos o directamente vamos a hacer el ridículo.

Si quieres aumentar tu sueldo, demuestra con hechos aquello que vales

Y ya te adelantamos otra verdad universal: No todas las empresas sabrán valorarte adecuadamente ni te darán aquello que esperas conseguir. Al igual que perduran los empleados que, a nuestro juicios nunca dan la talla, tampoco serán partidarias de invertir un poco más en reconocer el trabajo bien hecho.

Algunas preferirán mirar a otra parte mientras que otras desearán incluso eliminarte de su plantilla en el momento en el que no estés conforme con sus condiciones y empieces a ser un incordio más que una ventaja.

Sin embargo, hay otros tantos que sí sabrán que un activo como tú aporta mucho más a la empresa de lo que ella le proporciona, por lo que no dudarán ni un solo segundo en, como mínimo, sentarse contigo y escuchar tus argumentos.

Ahora bien, ¿Qué argumentos vas a proporcionar?, ¿Crees realmente que mereces un sueldo mayor?, ¿Por qué? Una de las mejores opciones que puedes tomar es apuntar todas tus tareas y responsabilidades, así como las horas dedicadas y el trabajo extra que pudieras estar haciendo.

Obtendrás una impresión general de toda tu actividad en la empresa, así como las acciones y horas invertidas en ello. Información realmente útil cuando hablamos de empleos donde nuestras tareas ni se registran ni están informatizadas.

Veamos lo que SÍ puedes hacer para ganar un sueldo mejor

Después de haber comprendido la importancia de una buena argumentación a la hora de exponer tus razones, quizá sea el momento de destacar algunas de las acciones cotidianas que contribuyen a proporcionar a la empresa más razones por las que debería retenerte y considerarte como un activo importante, ¡Y mejor valorado!

Si quieres lograr ese ansiado aumento, tendrás que emprender una serie de acciones que quizá hasta la fecha se planteen como un reto, pero te aseguro que los cambios empiezan por uno mismo.

No subestimes tus capacidades ni responsabilidad

A medida que nos vamos acomodando en un puesto de trabajo, consideramos que muchas responsabilidades que se asoman por la puerta son retos que no nos conducirán a ninguna parte. Cuando realmente representan una gran oportunidad para crecer.

Cuidado, no confundamos trabajar de más y gratis con aprovechar las oportunidades que la empresa puede proporcionarte.

La mayoría de trabajadores rehúye ante la idea de adquirir una mayor responsabilidad, muchos de ellos motivados con la falsa creencia de que no están preparados para asumir determinados retos profesionales.

Ahora es el momento de poner el punto de mira en aquellos que sabemos que se sobrevaloran de manera exagerada, no para imitarlos, sino para obtener un punto intermedio donde nos demostremos a nosotros mismos que somos tan capaces o más que ellos.

Tu tiempo vale oro, en este caso, dinero

Tenemos la costumbre de contar las horas que trabajamos, pero no las que dedicamos en desplazarnos de un lado a otro. Quizá no sea la mejor opción contabilizar el trayecto de ida y vuelta a la oficina, pero si tienes que recoger una mercancía o realizar un servicio que precise de horas de travesía, cuéntalas siempre en tus registros.

La disponibilidad que ofrezcas a la empresa puede que sea total según tu contrato, aunque en la mayoría de ocasiones no es así. Los días libres son para descansar, y si la empresa no los respeta, es el momento de hacérselo saber de la forma más sutil que existe.

Hablamos de no atender clientes ni llamadas, de cerrar el ordenador y aprender a disfrutar del poco tiempo que tenemos para nosotros. Y en caso de reproche, estábamos realizando ejercicio, en la montaña paseando o haciendo submarinismo en otro país de un continente extraño. ¡Desde casa queda prohibido trabajar los días libres!

desconectar del trabajo

Aunque parezca una acción atrevida, es increíblemente satisfactoria cuando compruebes cómo los argumentos de la empresa por exigirte trabajar gratis no tienen sentido. Si quieren disponibilidad, que demuestren interés en valorarla, y pagarla.

El factor disponibilidad es siempre un buen argumento para iniciar una conversación en la que se termine hablando de ganar un sueldo mejor. Si quieren más presencia, que se comprometan.

Hazte de valer dentro de la empresa

Al igual que todos nos sentimos maravillosamente bien cuando reclamamos nuestros derechos, debes saber que ninguna empresa osaría retarte si sabe que cumples con tus funciones y les resultas tremendamente valioso.

Nadie es imprescindible, pero sí puedes resultar ser un gran activo del que dependan muchas funciones y otros empleados. Saber que de ti mana la sabiduría y el buen hacer de la imagen de tu empresa, hará que ésta considere atender tu solicitud de aumento de sueldo.

Con esto no es necesario que asumas todas las tareas ni responsabilidades, pero sí una actitud proactiva dentro de tu puesto. Sé amable, agradece los favores y da los buenos días. No te imaginas el poder que tiene una persona activa y feliz sobre otra que está totalmente quemada y desmotivada.

Cuídate y mejora tu vida personal

Una persona feliz es una persona efectiva y deseada por cualquier empresa. ¿A quién le amarga un dulce? Conozco gente que, aun no teniendo experiencia en su empleo, son capaces de contentar a quiénes les rodean, amenizar el día y solventar cualquier problema gracias a su voluntad, compromiso y actitud positiva.

Por encima de cualquier cosa, cuídate. Haz deporte, reserva unos minutos al día para relajarte, medita, lee o haz cualquier afición que tengas todavía retenida esperando que llegue la jubilación para retomarla.

Si en casa eres feliz, en el trabajo también lo serás. Y todo ello será gracias a tu actitud y ganas de superarte ante cualquier problema que pueda aparecer, y vaya si aparecerán. Para eso hay que estar siempre activos y con ganas de comerse el mundo.

Una persona deprimida, desmotivada y desencantada con su trabajo es imposible que resulte no ser un incordio para el resto de la plantilla. Si transmites negatividad, contaminarás el ambiente, algo que no te ayudará en tu objetivo por ganar un sueldo mejor.

Cambia tu actitud, ofrece resultados y conseguirás ganar un sueldo mejor

Está más que demostrado, conseguir un aumento salarial es un reto que solo se consigue a través del vinculo que establezcas con la empresa. Puede que alguien sea la excepción, pero el camino correcto pasa por cambiar tú primero.

Si sigues estos pequeños consejos, verás como tu rendimiento crece de forma exponencial, lo que permitirá que la empresa te vea con mejores ojos, que valore realmente el tesoro que posee y quiera cuidarlo.

Ahora depende de ti, ¿Qué vas a hacer?, cuenta con nosotros para lograrlo. Empieza desde hoy y comprueba cómo ganar un sueldo mejor es un reto asequible si te lo propones. Eso sí, olvídate de tratar de conseguirlo mediante exigencias y argumentos como el del tupper de la comida…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *